Ventanas correderas

Las ventanas correderas son ideales para ahorrar espacio, tener una gran superficie acristalada o mejorar la conexión entre el interior y el exterior.

Claro ejemplo de ello es GALENE que, gracias a sus herrajes elevables, ofrece una fácil maniobrabilidad a pesar de soportar grandes pesos por la gran superficie de acristalamiento que admite.

Si además de esto quiere una corredera de presencia mínima, con las máximas prestaciones, el producto ideal es LUMEAL.

Correderas elevables

Es la solución para grandes aberturas y acristalamientos pesados, es de fácil maniobrabilidad ya que incorpora herrajes elevables que permiten un óptimo deslizamiento de la hoja.

Correderas de hoja oculta

Su mínima presencia unida a su máxima capacidad aislante, hacen de Lumeal una corredera única.

Correderas estándar

Estas correderas, además de la ganancia de espacio que aportan, disfrutan de magníficas prestaciones aislantes. La variedad de composiciones que admiten es extraordinaria.